jue. Ene 23rd, 2020

País rechaza nueva decisión de la JCE.

Por: Glenis E. Féliz glenisefeliz@gmail.com

Todo el país político se ha escandalizado por la nueva errónea decisión de los miembros del Pleno de la Junta Central Electoral(JCE)al ordenar mediante Resolución mantener el voto de “arrastre” en las seis (6) más grandes provincias del país, y excluir el voto de “arrastre” en las restantes veintiséis (26) pequeñas y medianas provincias, y aunque esa decisión pudiera aparentar la etapa inicial para desmontar una metodología que resulta muy perjudicial al sistema electoral nacional, la Resolución es absurda porque la Ley Electoral15/2019 no les faculta para segmentar antojadizamente el territorio nacional.

Como era de esperarse, esta nueva decisión de los miembros del Pleno de la JCE ha recibido el rechazo de una parte importante de los líderes de los diferentes partidos políticos, el rechazo de la prensa nacional, y el rechazo de una parte importante de la población que sigue con atención cada sesión de la JCE, incluyendo el pedido formulado por grupos sociales que solicitan la renuncia de los miembros del Pleno, siendo necesario recordar que ya en otras ocasiones otros grupos sociales también les han pedido la renuncia.

En el pedido de renuncia los solicitantes argumentan que los miembros del pleno de la JCE no son justos, ni son imparciales, lo cual es entendible después de tantos errores administrativos y políticos, sin embargo, entendemos que cuando los errores cometidos por el Pleno de la JCE son extrapolados hasta los linderos del palacio nacional se comete un error garrafal por parte de políticos oportunistas que todo lo conectan al palacio nacional, lo que a todas luces evidencia que los líderes de la oposición política toman cualquier tema institucional como mecanismo de ataque al gobierno, sin ponderar que los miembros del Pleno de la JCE, en el tiempo que tienen en sus puestos, han evidenciado no entender bien sus tareas primarias con miras a bien administrar el próximo proceso electoral 2020, sembrando dudas profundas en el seno del liderazgo político nacional.

Pero la peor torpeza la ha cometido el presidente del Pleno de la JCE, al decir, en rueda de prensa, que no hay vuelta atrás con una errónea decisión que él debe saber puede ser apelada en otras instancias, como el Tribunal Constitucional (TC), y olvidando que en la pasada semana la clase política nacional ha sido estremecida por los datos publicados en primera plana del prestigioso periódico Hoy donde se refleja que el 55% de la población no tiene confianza en el actual Pleno de la JCE para realizar las elecciones del año 2020, y se nos ocurre preguntar: ¿ustedes se imaginan cuál hubiera sido el resultado obtenido si la encuesta Gallup-Hoy la hubiesen realizado luego de esta última decisión del Pleno de la JCE? 

Observemos que otra encuesta realizada en su cuenta de Twitter por el Grupo de Medios CDN, publicada el día 8 de este mes de mayo, o sea al otro día de la publicación de la nueva disposición del Pleno de la JCE, pregunta ¿Cómo calificaría la disposición de la JCE de eliminar el voto de arrastre en 26 provincias? y los resultados muestran que el 67% de los que respondieron la encuesta consideran la Resolución como una violación de la Constitución, mientras 21% dijo que la disposición es discriminatoria, y el 12% dijo que dicha disposición es correcta, lo que quiere decir que en total el 88% de los que respondieron la encuesta han mostrado rotundo rechazo a la nueva disposición errónea de la JCE, y tan desafortunada ha sido esa Resolución que hasta el Partido de la Liberación Dominicana ha decidido impugnarla, mientras uno de los miembros del Pleno ha dicho al país que “no estuvo de acuerdo, pero que firmó por una solicitud del Presidente del Pleno”, queriendo proyectar una falsa imagen de unanimidad que en la realidad no existe.

Es evidente que los miembros del Pleno de la JCE se han dedicado a estropear la imagen de ese organismo electoral, en vez de haber trabajado desde un principio para recuperar la imagen parcialmente perdida, como lo hemos venido advirtiendo desde hace más de un año, siendo evidente que así como ellos han maltratado, humillado y despedido al personal técnico que hacía el gran trabajo de la JCE, así mismo han hecho con la imagen institucional de esa entidad, y ese deterioro interno repercute en la mala imagen que hoy tiene la población sobre los miembros del Pleno de la JCE y sobre su limitada capacidad para diseñar, dirigir y gerenciar el próximo proceso electoral, lo cual de repente se ha convertido en la principal preocupación del liderazgo político nacional, lo cual les debe avergonzar, como nos avergüenza a todos nosotros.

OPINION

Siguenos en Twiter

A %d blogueros les gusta esto: